"Si alguien parece blanco, actúa como blanco, lucha por
los blancos, hasta que se demuestre lo contrario es de nuestra gente. Por el
otro lado mas allá de su apariencia o pedigrí, aquellos que se oponen, critican
o no apoyan nuestra causa, no son nuestros
amigos."


David Lane


domingo, 3 de junio de 2012

INTRODUCCIÓN A LAS DIFERENCIAS RACIALES


Si bien algunos conceptos puedan haber quedado algo desfasados (los avances de la moderna genética van ahora más allá, demostrando como algunos factores de la personalidad, por ejemplo el honor, la valentía, etc,  son claramente heredados por nuestra herencia racial y no son proclives  a ser afectados por el ambiente ni otros condicionantes sociológicos) seguiremos ampliando este primer artículo proximamente.


 Como sea que, a pesar de todo lo que llevamos dicho, todavía habrá quien se obstine en sostener -y de hecho sigue sosteniéndose con fanático entusiasmo por los fieles de la democracia- que la desigualdad existente entre las distintas razas humanas es algo puramente accidental y superficial, debido a factores de índole económica, climática, cultural, etc. ; vamos a mencionar datos científicos que arrojan luz sobre el tema y que quizá para algunos sean un argumento mucho más claro que todo lo anteriormente expuesto, que muchos no dejarán de calificar de meras divagaciones o especulaciones sin fundamento.
Los datos que presento en este capitulo se refieren de un modo especial, a título de ejemplo, a la desigualdad existente entre las razas blanca y negra; y esto por dos razones fundamentales: en primer lugar, porque esta parece ser la faceta que, en la actualidad, se presenta con mayor insistencia y con mayor énfasis en el planteamiento general del problema racial y, en segundo lugar , porque este es el terreno en el que se han centrado de un modo especial las investigaciones en tomo a las diferencias raciales ( 1 ).
Como se verá, los datos que nos proporciona la ciencia -aunque, vuelvo a repetir que, para el racismo integral, no es este precisamente el aspecto más importante de su argumentación- están muy lejos de conflrnlar la teoría del igualitarismo antirracista. Si bien es cierto, como observa Putnam, que quizás no todos los datos que vamos a exponer pueden considerarse como una prueba definitiva, no es menos cierto que en su conjunto presentan una clarísima evidencia de que lo expuesto en las líneas precedentes es algo más que una simple especulación etnosociológica. Todos ellos muestran que existen profundas diferencias, más o menos fácilmente constatables, en lo que se refiere a las actitudes de las distin tas razas para crear y conservar todo aquello que comprendemos bajo la palabra Cultura, es decir, de todo aquello que eleva la vida del hombre a una esfera superior de la existencia.
La "Enciclopedia Británica", con anterioridad a su posterior purga ideológica, y como consecuencia de los acontecimientos históricos y del consiguiente avance de los dogmas democráticos y antirracistas, proporciona los siguientes datos harto significativos sobre la raza negra:
"3.- Peso del cerebro según la capacidad craneana: 35 onzas (gorilas: 20; europeo medio: 45). Bóveda craneana muy gruesa que pemite al negro dar golpes de cabeza y sufrir choques que romperían infaliblemente el cráneo de un europeo ordinario.
14.- Los huesos del cráneo se sueldan más rápidamente que en las otras razas. Es a esta osificación precoz, que impide todo desarrollo ulterior, a lo que muchos patologistas imputan la inferioridad espiritual de los negros Esta inferioridad es aún más característica que las diferencias físicas.Casi todos los observadores reconocen que el niño negro es en general tan inteligente como los niños de las otras razas. Pero, en la pubertad, todo desarrollo parece detenerse " (2).
El anatomista norteamericano Franklin P. Mall ponía  de manifiesto en un artículo aparecido en el " American Joumal of Anatomy" (1909, vol. 9, 1-32), que el peso medio del cerebro del negro era 100 gramos menor que el del hombre blanco normal, mientras el célebre antropólogo británico Sir Arthur Keith, demostraba en su obra " A new theory of Human Evolution" que la capacidad craneal que puede servir como índice para medir el volumen cerebral- era 100 cm3 menor entre los negros que entre los europeos.
(3).
De los estudios de Bean, Pearl, Gordon, Tilney, Vint, Todd y otros científicos, resulta que el peso del cerebro negro es de un 8 a un 120/o menor que el del hombre blanco. A pesar de los infructuosos esfuerzos de Simmons, que ha pretendido, de modo totalmente inexacto y anticientífico, demostrar la falsedad de estas observaciones, comparando el peso de cerebros de individuos negros masculinos con el de masas cerebrales de mujeres blancas, "la evidencia mostraba simplemente -escribe Carleton Putnam- que, como una media racial, el cerebro negro era más ligero que el de los blancos y que ésto, a su vez, indicaba un nivel medio o inferior 1 de inteligencia y grado evolutivo" (4).
Isherwood señala que "el tamaño medio del cerebro del bosquimano Khoisánido , actual es de 1300 cm3 y el del negro 1.400 cm3, comparado con los 1.500 cm 3 del moderno caucasoide europeo" (5). Mostrando la amplia escala en que se mueve la diversidad existente entre las distintas razas, Roger Pearson pone de relieve que "el tamaño del cerebro de las especies humanas existentes va, a través de una continua variedad de gradaciones, de los 950 cm3, aproximadamente, en el aborigen australiano hasta los 1400 cm3 en el individuo masculino europeo medio", no encontrándose un tipo intermedio de antropoide entre el hombre y los monos superiores, que presentan una capacidad craneal de 600 cm3 exclusivamente (6). Nos encontramos, pues, fijándonos exclusivamente en la capacidad craneana, con una amplia en lo que se refiere a las dotes de las distintas razas humanas, y en la cual se aprecia una clara jerarquización, en que la raza negra no es en modo alguno la raza inferior, como muchos parecen creer. Jerarquización que va desde los 950 cm3 del  australiano a los 1.500 cm3 del europeo (obsérvese que : es mayor la distancia existente entre éste y aquél -550 cm3- que entre los monos superiores y el australoide: 350 cm3).
El Dr. F. W. Vint comprobó, tras pacientes y cuidadosas investigaciones, que el cebro del europeo blanco es un l0% más pesado que el del negro. Realizando un estudio comparativo del peso del cerebro de ambas razas, el profesor Connony comprobó que el peso medio de 13 cerebros masculinos, pertenecientes a alemanes, era de 1307 gr., mientras que el peso medio de 13 cerebros negros era de 1201 gr. En un estudio de 36 cerebros blancos y 36 cerebros negros, el profesor Hrdlicka constataba que el peso medio de aquenos era de 1298 gr ., mientras que estos últimos arrojaban un peso medio de 1198 gr .
" A pesar de que era un declarado enemigo de la 'teoría racista' -escribe A.P. Elkin- F. H. Hawkins haría constar en su "lntroduction to tlle Study of society" (1928, pp 136-145, cspecialmente 136 a 137), que el cerebro del negro era un 10 % menor que el del blanco y de diferente estructura en ciertos aspectos, constituyendo ésto un fuerte indicio de la probabilidad de la existencia de diferencias en la dotación anímica". Las investigaciones de Connolly han puesto de relieve que el cerebro blanco posee un mayor número de surcos que el negro.
J. C. Carothers, en un estudio patrocinado por la Organización Mundial de la Salud, establece que el cerebro del negro está menos desarrollado que el del europeo y que el EEG de los africanos corresponde más al de los niños que al de los adultos europeos.
Teniendo en cuenta el peso medio del cerebro y las medidas de la corteza frontal, Vint llega a la conclusión de que "el grado de desarrollo del cerebro alcanzado por el nativo africano medio, corresponde al de un europeo de siete a ocho años de edad" (7).


Según el anatomista Robert Bennett Bean (" American Joumal of Anatomy", 1906, vol. 5, pp.353~432), los centros de asociación y la totalidad de los lóbulos frontales -los cuales, en opinión de la mayoría de los científicos constituyen el centro de inteligencia su perior son  menores por término medio en el negro que en el blanco (8). El citado científico añade que la evidencia anatómica sugiere que "el negro tiene las facultades mentales inferiores (olfato, vista, habilidad manual, sentido corporal ) bien desarrollados; el caucásico (el hombre blanco) las superiores (autocontrol, fuerza de voluntad, raciocinio y sentido ético y estético)". "Los surcos y fisuras del cerebro negro -señalan Poyntery Kesgan- son, sin lugar a dudas menos complejos y más fáciles de interpretación que los del caucásico". 
El profesor F. w. Vint, del I Medical Research Laboratory de Kenya, demostró que el espesor de las capas supragranulares (supergranular layers) de la corteza cerebral ~a las cuales van asociadas, según numerosas autoridades, las cualidades asociativas y receptivas- es en la raza negra menor en un 14 % al de los europeos (9). Junto a este menor espesor de las capas supragranulares señala Putnam- el profesor Vint constata asímismo "una notable simplicidad en el modelo convolucional ( convolutional pattem) del negro, descubriendo diferencias raciales en la citoarquitectura de la corteza frontal: escasez de amplias neuronas piramidales y exceso de células primitivas en esta zona". Resumiéndo: la inferioridad de la raza negra que resulta de todo ello, el profesor Jacques Millot, uno de los principales antropálogos de Francia, afirma: "La deficiencia del negro se presenta principalmente en el razonamiento lógico, en el juicio o en la capacidad de definir y analizar con precisión, en la adaptación a nuevas situaciones, y en la capacidad para la abstracción. Esta inferioridad parece deberse en gran parte a una detención precoz del desarrollo cerebral" (l0).
En los últimos años se han desarrollado métodos que permiten medir la rapidez del aprendizaje kinestético, que supone la transición, desde el nacimiento a los cinco primeros años de vida, de modelos uterinos a modelos infantiles de control y reflejos musculares. La rapidez de este aprendizaje está en relación inversa a la complejidad de la corteza cerebral, es decir que, como indica Carleton Putnam, "en la vida de los mamíferos la estructura mental se desarrolla tempranamente en relación directa ala simplicidad cerebral. Así, el desarrollo kinestético neonatal es más rápido entre los gorilas que entre los chimpancés, y mucho más rápido entre los chimpancés que entre los niños humanos". En 1956, Marcelle Geber, realizando una investigación sobre una población de niños en Uganda, y constataba que el desarrollo era alcanzado con una rapidez varias veces mayor por los niños negros que por los niños blancos. Otra nueva ciencia que pone de relieve las diferencias de nivel en el plano racial es la electrofisiología del cerebro, que estudia sus emisiones de ondas, la localización de las mismas y las respuestas eléctricas cerebrales a diversos estímulos.
En 1953 A.C Mundy-Castle, uno de los más destacados electro - encefalógrafos, realizó un estudio con 66 negros africanos y 77 europeos. En dicho estudio, Mundy-Castle encontró " cinco diversas categorías de diferencia entre los dos grupos, siendo quizás las más interesante la baja respuesta al parpadeo (flicker) por parte de los negros. Los parpadeos eran creados por estroboscopios electrónicos de alta velocidad. Estos estímulos luminosos sincronizados eran lo suficientemente insistentes y apremiantes para que un mecanismo rector alertase a todo el cerebro, siendo la respuesta dada una medida tanto de la estabilidad como complejidad cerebral".
"Nuestra principal impresión -concluía Mundy - Castle, como resulta de su estudio- fue que ellos (los africanos) reaccionaban de modo mucho más simple que el grupo europeo". Nathaniel Weyl observa que una respuesta nula 0 pobre ante el parpadeo implica "una deficiencia del cerebro en el desarrollo, en las zonas de la imaginación, la visualización y el poder de pensanúento conceptual, hacia algo que se acerque a la madurez" (11).
Resumiendo los datos que la medicina y la fisiología moderna ofrecen a este respecto, Wilmot Robertson señala que "los negros tienen un tipo de maduración kinestética más rápida que los blancos, del mismo modo que los animales tienen un tipo de maduración kinestética más rápida que los seres humanos, y que, por lo que se refiere a la fisuración, el espesor de las capas supragranulares y el número de las neuronas pirarnidales, los lóbulos frontales y la corteza del cerebro están menos desarrollados en los negros que en los blancos". Por lo que respecta al campo de la psicología, Robertson subraya que, "de acuerdo con los más recientes estudios, el negro muestra una marcada inferioridad con respecto al hombre blanco" (12).
Son muchas las investigaciones llevadas a cabo por los más destacados especialistas (psicólogos, sociólogos, etc.) con vistas a analizar la capacidad y dotes intelectuales de las distintas razas.
Lothrop Stoddard cita los resultados de un estudio llevado a cabo por Miss. A. H. Arlitt en el Bryn Mawr College, entre 100 estudiantes pertenecientes a distintos grupos raciales, de los que resultaban los siguientes coeficientes medios de inteligencia para cada uno de ellos: 83 en los niños de color, 84 en los niños de origen italiano y l06 entre los niños nacidos de padres americanos blancos (en estos últimos el I.Q. oscilaba entre 92 y 125, según el distinto status social de cada uno de ellos (13). "La inferioridad del negro con respecto al blanco por lo que se refiere a la capacidad mental leemos en la Enciclopedia Británica- ha sido establecida en diversas ocasiones como resultado de estudios comparativos; pero es difícil decir en qué medida la diferencia es debida a factores culturales o innatos ( 14)"
Los alumnos negros del grado "high school" de la ciudad de Nueva York permanecen más tiempo en las aulas, son de edad más avanzada por término medio y presentan en su labor escolar un resultado inferior a los blancos que se encuentran aproximadamente en el mismo status social (Mayo). El negro se aproxima tanto más a la ejecución blanca, cuanto mayor es la mezcla de sangre blanca (Ferguson). Los tests de inteligencia entregados a amplios grupos de blancos y negros en los tests de variedad lingüística como no-lingüística. Diversas investigaciones han mostrado que el negro es abiertamente emocional y menos inhibido en sus reacciones que el blanco (Crane) . R. Pintner, resumjendo las conclusiones de las investigaciones de C. Brigham sobre las diferencias de inteligencia entre blancos y negros, afirma: "Todos los resultados muestran que el negro es decididamente inferior a los blancos en los tests de inteligencia standarizados... Estos resultados son suficientemente numerosos y consistentes como para indicar una diferencia racial en la inteligencia". P. L. Boyntom, en su obra "Intelligence, its manifestations and measurement" declara que "la mayoría de los estudios apuntan de un modo tan defmitivo a la superioridad del blanco medio sobre el negro medio que parece justificable suponer que esta condición existe". P.C.Young administró el test de inteligencia nacional a 282 niños blancos y 277 niños negros, agrupando a estos últimos en tres grupos o categorías: claros (ljghter), oscuros (darker) e intermedios ( miscellaneous).
En los resultados comprobó un "notable descenso de inteligencia a medida que vamos pasando de los niños blancos a los negros de piel clara, para terminar en los negros de piel oscura", estableciendo que los "light negroes", en los cuales quedaba manifiesta una cierta influencia gen ética blanca, eran, por término medio, un 19'7 % más inteligentes que los "dark negroes" (15).
Durante la segunda guerra mundial, los soldados norteamericanos fueron sometidos  a una serie de pruebas de inteligencia, en las cuales los soldados negros dieron unos resultados marcadamente inferiores a los de los blancos. Tales resultados, obtenidos en la aplicación del Test Alpha -esto es, para personas que conocen el inglés- eran los siguientes:

INDIVIDUOS ANALIZADOS12.58651.6204.1622.8501.709
OficialesBlancos U.S.A.Blancos no U.S.A.Negros del NorteNegros del Sur
RESULTADO MEDIO OBTENIDO139,258,946,738,612,4
En el estudio de estos resultados, hace notar Fritz Lenz, no hay que perder de vista que los negros de los Estados del Norte contienen un mayor porcentaje de sangre blanca, mientras los negros del Sur se mantienen más puros -"los mestizos emigraban  con preferencia a las zonas industriales del Norte, mientras los negros más puros permanecían en las granjas del Sur"-. De ahí, añade Lenz, que estos últimos presentan resultados considerablemente inferiores (16).
Parecidos resultados pueden apreciarse en el gráfico siguiente, en el que, en el grupo "muy bueno" (grupo A), los blancos representan un porcentaje del 4'1 % mientras los negros no sobrepasan el 0'l %
Por el contrario, en el grupo "inteligencia muy deficiente" (grupo D), los negros alcanzan el 49 %, mientras los blancos representan un 7 % ( 17). Para hacerse una mejor idea del significado exacto de estos resultados hay que tener en cuenta, subraya Lenz, que la distinción sobre la que se realizaba esta investigación, clasificaba a los individuos en dos grupos: "blancos" y "de color".

Soldados con 14 años de estudios elementales2.773 blancos U.S.A.355 Blancos no U.S.A.312 Negros del Norte356 Negros del Sur
Puntuación obtenida23,426,619,88,4
Soldados con 18 años de estudios elementales448 oficiales14.889 Blancos U.S.A.928 Blancos no U.S.A.555 Negros U.S.A. del Norte356 Negros U.S.A. del Sur
Puntuación obtenida108,164,459,45028,9
El estudio se centra, pues, no sobre negros puros, sino sobre elementos "de color", algunos de los cuales son portadores de un porcentaje no descuidable de genes blancos. Una parte considerable de estos elementos de color está efectivamente constituída, pues, por mulatos o descendientes de mulatos, ya que todo el que muestra algún rasgo de sangre negra es contado entre los negros; existiendc entre éstos no pocos individuos de sangre predominantemente blanca, que tienen a veces incluso una piel tan clara como los europeos. Por otro lado, no hay que olvidar que en la época de su traslado de Africa a América, los negros habían absorbido ya elementos raciales, no precisamente insignificantes, orientales y sudeuropeos (18). y viceversa: en los llamadcs "blancos", no son pocos los elementos primitivos contenidos, no debiendo perderse de vista tampoco que, entre los blancos, aquellos que están dotados de superiores aptitudes se reproducen menos, dadas las condiciones de la vida moderna. Por todo ello, "si se pudieran comparar razas puras -afirma Lenz-, la diferencia sería aún, sin lugar a dudas, mucho mayor".
Para salir al paso de la usual objeción que afirma que estas diferencias están motivadas por la diferencia en educación, el material analizado es dividido en varios subgrupos que reúnen características homogéneas en lo que a la educación se refiere (en cada uno de ellos, los individuos que lo integran han recibido el mismo nivel de educación). Tampoco aquí se puede apreciar, sin embargo, la completa y verdadera diferencia entre negros y blancos -señala Lenz~, ya que los blancos que no pasan del cuarto grado en la escuela representan una marcada selección por falta de aptitudes, mientras los negros del Sur poseen una formación escolar mucho más rudimentaria, no alcanzando tal grado.
Lenz muestra que en los resultados obtenidos en un campamento militar, en el que los elementos de color fueron clasificados en dos grupos, según el color de la piel, el grupo más claro de ambos alcanzó una media de 50 puntos, mientras el de piel más oscura no superaba los 30 (19). El psicólogo A. L. Crane muestra en su estudio "Race differences in inhibition" que, en las pruebas de aptitud, los individuos de color obtenían tanto mejores resultados cuanto más clara era su piel. Hawis, en un estudio efectuado sobre una muestra de 4163 niños blancos y 676 de color, encontraba la siguiente distribución del grado de aptitud:

BienMedio Mal
NIÑOS BLANCOS10,560,611,4
NIÑOS NEGROS0,12438,2
"La existencia de diferencias entre negros y blancos en la calificación de los tests es dificilmente discutible -afirma el Dr. Frank McGurck-. Por lo que se refiere a los nuevos datos empíricos, la documentación muestra claramente que los negros, como grupo de indivíduos, obtienen en los tests resultados medios más bajos que los blancos, considerados en conjunto". y añade: "Las diversas alteraciones en el ambiente socioeconómico de los negros, no han alterado la relación negroblanco en la calificación de los tests" (21)..

NOTAS:
 (1) Vuelvo a repetir que el hecho de que una raza sea superior a otra no es algo esencial para el racismo; no es una justificaci6n o una condición dir!amos "sine qua non" , como pretenden los sectores antiracistas, de su misma existencia. Basta con seifalar el hecho de su diferenciación; esto es, el hecho de que las razas humanas son radicalmente distintas, independientemente de que, después, una están o no mejor dotadas que otras. Por otra parte, la dotación puramente intelectual, en la que parece centrarse la atención de nuestros contemporáneos, como 1ógica consecuencia de la mentalidad ideológica del mundo en que vivimos, es algo puramente secundario, que pierde gran parte de su valor ante otros rasgos y consideraciones de tipo superior. No obstante, si insistimos en este punto, mostrando la superior dotación de una razas con respecto a otras, es sencillamente porque ésto es una realidad; realidad que reviste una enorme importancia.
(2) "Encyclopaedia Britannica", 9a ed., Tomo XVIII, pp, 316 ss (citado en .'L 'Europe Réelle", núm. 79-80). "Los antropólogos -comenta el periódico norteamericano "The Thunderbolt"- declaran que el negro posee un cerebro que pesa 14 onzas menos que el del hombre blanco; que la parte frontal del cerebro es, en el negro, un 30 % menor en diametro, debido al reducido ángulo de la frente, as! como el hecho de que el cráneo del negro es 1/4 de pulgada más espeso que el del blanco, osificando las suturas del cráneo del niño negro a una edad mucho más temprana que en los blancos, retardando el crecimiento y desarrrollo del cerebro" (núm. 122, Febr, 1970, p. 31.)
(3) Citado por Colin Jordan "The Coloured Invasion".
(4) "Entre las poblaciones vivientes -dice Coon- el tamaño del cerebro está generalmente, aunque no necesariamente a escala individual, relacionado con los logros y realizaciones".
"Considerado en relaci6n a grandes grupos, ya sean pueblos o razas -afirma Piersol- se ha comprobado que el peso del cerebro corresponde al plano general de la inteligencia y la cultura". Putnam observa, no obstante, que no hay que fijarse exclusivamente en la cantidad; pueden existir diferencias en la calidad de las células nerviosas y en su organizaci6n. ."Aparte de la diferencia en el pem del cerebro -aifade el mencionado autor norteamericano-, Gordon señala que el cerebro del nativo de Africa Oriental crece menos después de la pubettad que el europeo. Brillantes muchachos nativos de 14 aifos de edad no consiguen hacer realidad lo que prometían.
Comenzando a los 10 años, la capacidad cerebral avanza menos que en el blanco, presentando una curva de crecimiento menos acentuada" ("Race and Reality, Washington, 1967 pp. 43 V 52 s).
(5) H. B. Isherwood: "Racial Contours", p; 85.
(6) R. Pearson: "Eugenics and Race", London, 1966, p, 10 (supongo que la cifra de 1.400 cm3 que indica Pearson se debe a un error; queriendo indicar 1.500 cm3, como hace Isherwood).
(7) Jürgen Rieger: "Rasse; ein Probleme auch für uns!", Hamburg, 1966, pp.
(8) El Or. Ward C. Halstead, profesor de Biopsicología en la Universidad de Chicago, apuntando a la importancia de estas partes cerebrales, esribe: "Los 1óbulos frontales son la parte del cerebro más esencial para la inteligencia biológica. Son los órganos de la civilización, la base de la esperanza del hombre para el futuro". Halstead señala asimismo que los lóbulos frontales juegan un gran papel en el juicio ven el control de las emociones. Wilder Perfleld, especialista del cerebro y profesor de Neurología y Neurocirugía de la Mc Gill University afirma que esta es la zona que más distingue al cerebro humano de el del chimpancé.
El Dr. C. J, Connolly, profesor de antropología física de la Catholic University realizó en 1950, en su obra "The external Morphology of the Primate Brain", un estudio de 60 cerebros blancos y negros, mientras la variabilidad es amplia y existe un gran overlapping, los valores medios revelan diferencias conside. rabIes. Las dimensiones se corresponden bien con lo que cabrfa esperar de un conocimiento del cráneo en ambas razas. El cerebro negro es, en la media, relativamente más largo, estrecho y liso que el cerebro de los blancos. La región frontal, medida por la distancia proyeccional al punto medio del surco central es, en relaci6n con la longitud total del cerebro, mayor en los blancos masculinos que en los negros, mientras el parietal es mayor en los negros que en los blancos... Se puede decir que la estructura de los lóbulos frontales en los cerebros blancos de nuestra serie es más regular, más uniforme que en el cerebro negro... La serie blanca presenta, quizá, más hendiduras y hay una mayor "anastomosing" de los surcos" (C.Putnam: "Race and Reality" pp.48 ss). El Dr. Carothers muestra la semejanza existente entre la men.
talidad deun negro normal ven la de un europeo al que le hayan sido inmovilizados. mediante una operación, los lóbulos frontales.N. C. Putnam: "Race and Reason", p. 53).
(9) El espesor de las capas supragranulares presenta una amplia escala que va del animal al hombre. Según J. S. Bolton, las "supragranular layers" presentan en el perro la mitad del espesor que en el mono, siendo las de este último sólo tres cuartas partes menores en espesor que las del hombre" (C. Putnam: "Race and Reality", p. 51).
(10) Citado por C. Jordan, obr.cit., p 3 V C. Putnam, obras citadas.
(11) C. Putnam: "Race & Reality", pp. 55 sig.
(12) W. Robertson: "The Dispossessed Majority", Cape Caifaveral, 1972, p. 216.
(13) L. Stoddard' "The Revolt against Civilization", New Orleans, ed. 1966, p. 63.
(14) Hoy día, gracias a los datos proporcionados por las investigaciones de destacados científicos, sabemos a qué atenernos al respecto, a pesar de la obstinación con que los "científicos" ambientalistas y antiracistas se aferran a la teoría cultural.
( 151 Americanus: "The Problem of Race", s.f., pp 21 ss. (16) Pual Witty, en un estudio realizado sobre los llamados "bright negroes" (negros brillantes), en Chicago, llegaba a la conclusión de que el 80 % presentaba alguna ascendencia blanca ("Research on the american nagro", citado por Carleton Putnam). En una respuesta a Roy Wilkins, director ejecutivo de la organización integracionista NAACP, el premio Nobel William Shock ley pedía que, para probar su tesis de que el I.Q. negro aumenta en un 1% por cada 1 % de ascendencia blanca, se eligieran a 10 o 20 intelectuales negros para un análisis de sangre. Shockley afirmaba que si las pruebas mostraban que si su sangre no contenía un mayor porcentaje blanco que la media nacional de un 20 % para los negros, ésto constituiría un "nuevo hecho científico" ("Christian Vanguard", núm. 23, Ag.Sept. 1973, p. 3).
(17) Los grados o categorías de capacidad eran las siguientes.
Escala A: Puntos Alfa: 135.212.
S. 105-134. C-: 75.104. C:
45.74. C-: 25.44. D: 15.224.
D-: 0-14,
Hay que tener en cuenta, como indica Fritz Lenz, que la mayor parte de los negros no fueron sometidos al Test Alfa, que supone un dominio adecuado del idioma inglés, sino al Test Beta, en el cual ésto no ocurre. "Da. do q.ue los negros conocedores del inglés eran ciertamente menos do. tados por término medio, la diferencia captada en la prueba queda más atrás de la auténtica diferencia de aptitud entre blancos y negros (elementos de color)".(p. 257). .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada